Jóvenes a Programar abre inscripciones para cursos sin costo en programación y pruebas de software dirigido a mujeres

El programa educativo Jóvenes a Programar incorporó a sus propuestas habituales un llamado a 500 mujeres de entre 18 y 30 años, con ciclo básico secundario culminado, para participar en los cursos sin costos que realiza.

En las dos primeras ediciones del programa (2017 y 2018) egresaron 1.500 estudiantes. Las clases son dictadas por referentes de las empresas tecnológicas más importantes de Uruguay.

En un año, las estudiantes que ingresen a este proyecto del Plan Ceibal aprenderán uno de los lenguajes de programación más demandados por la industria o a realizar testeo de software. De esta forma, obtienen las primeras herramientas para trabajar en el sector tecnológico.

También recibirán clases de inglés y adquirirán competencias transversales. Al finalizar el curso, el Servicio de Intermediación Laboral de Jóvenes a Programar los ayudará a ponerse en contacto con las empresas del sector cuando surja una vacante laboral.

El curso brindará los materiales de estudio, incluida una computadora que se prestará a quienes la necesiten durante el período de clases. La asistencia será en modalidad presencial o por videoconferencia.

En las dos primeras ediciones del programa (2017 y 2018) egresaron 1.500 estudiantes. Este año, para motivar la inclusión de mujeres en un sector con muy poca presencia femenina, Jóvenes a Programar promueve el acceso de mujeres a la capacitación y posterior búsqueda de empleo en el área.

También en 2019, Jóvenes a Programar abrirá 500 cupos para que los egresados interesados en inserción laboral puedan hacer un nuevo curso.

Por información e inscripciones:
jovenesaprogramar.edu.uy/jap-inscripciones-2019

Jóvenes a Programar es un programa de Plan Ceibal que apunta a la capacitación e inserción laboral de jóvenes en el área de las tecnologías de la información, con cursos de programación y testing, con el apoyo de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), BID Lab, el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) y las principales empresas del sector.